Mito #1: Los sistemas fotovoltaicos son muy costosos.

Realidad:

El costo de producir e instalar sistemas fotovoltaicos ha caído considerablemente en los últimos años y continúa cayendo. Los paneles solares que instalamos en los techos de nuestras casas producen energía a un costo mucho menor al precio que se la compramos a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

Mito #2: Los sistemas fotovoltaicos tienen una eficiencia muy baja.

Realidad:

La eficiencia de una celda solar esta entre un 13 a un 18% dependiendo de si es policristalina o monocristalina. Un panel con unas dimensiones de 39" de ancho por 65" de largo puede generar una potencia de 255 vatios. Esto significa que para un sistema para una familia con un consumo aproximado de 730 kWh mensuales se necesitarían 24 de estos paneles. Esto equivale a 423 pies cuadrados de espacio en el techo. Una casa típica tiene un área de techo de 1,200 pies cuadrados. O sea que el sistema va a caber en el techo sin dificultades. La única desventaja que resulta de la baja eficiencia de las celdas es que los paneles tienen que ser más grandes para poder capturar la energía que necesitamos del sol, pero considerando el tamaño del techo de nuestros hogares esto no es una limitación.

Mito #3: Los sistemas fotovoltaicos son una tecnología exótica no probada.

Realidad:

Los sistemas fotovoltaicos tienen más de 50 años de existencia. Agencias espaciales como la NASA los utilizan como fuente de energía para satélites y naves, que cuestan cientos de millones de dólares, y envían a partes bien remotas del espacio. El código eléctrico nacional (NEC) tiene un artículo completo (690) que trata sobre la instalación segura de estos sistemas. En Puerto Rico desde el 2009 se regula la instalación de estos sistemas y se vela que se haga por personal debidamente adiestrado y certificado. Tú puedes monitorear la energía que produce tu sistema desde un "smartphone" o computadora. Miles de puertorriqueños disfrutan de ahorros increíbles en el costo de la energía gracias a los sistemas fotovoltaicos. En conclusión los sistemas fotovoltaicos son sumamente confiables.

Mito #4: Los sistemas fotovoltaicos no producen la energía que usamos porque solo funcionan en días soleados.

Realidad:

Los sistemas fotovoltaicos no necesariamente necesitan la luz del sol directa para producir energía. La luz indirecta también la utilizan para producir energía. En un día nublado un sistema puede producir una tercera parte de lo que produce en un día soleado. En las noches el sistema no produce energía. Un sistema bien diseñado captura toda la energía que el usuario utiliza en un día y la almacena en baterías o la devuelve como un crédito a la red eléctrica de la AEE (lo que llamamos medición neta), para luego en la noche utilizar la energía que se almaceno en las baterías o la que nos suple la AEE como un crédito.

Mito #5: El mantenimiento de los sistemas fotovoltaicos es complicado.

Realidad:

Un sistema fotovoltaico no tiene partes móviles, lo que significa que su mantenimiento va a ser mínimo. Lavarlos con agua una vez al año es suficiente, aunque la lluvia se encarga de hacer esto por nosotros muchas veces. Si usted vive en un lugar donde hay mucha contaminación lo recomendable es que le pase la manguera con más frecuencia para evitar manchas de polvo y hollín en la superficie de cristal de los paneles.

Mito #6: El exceso de energía que produce mi sistema fotovoltaico es almacenado en baterías.

Realidad:

En Puerto Rico casi todos los sistemas fotovoltaicos están conectados a la red eléctrica de la Autoridad de Energía Eléctrica. Estos sistemas se conocen como "grid-tied" y generan energía durante el día y el exceso lo devuelven a la red. Esto se conoce como medición neta. En la medición neta el contador de la propiedad gira hacia atrás y la AEE te acredita esa energía que tu sistema le envía. En la noche o días bien nublados cuando nuestro sistema fotovoltaico produce muy poca o ninguna energía, entonces utilizamos la energía de la red de la AEE, pero esta energía no nos la deben cobrar porque ya debemos tener un crédito suficiente generado. El sistema "grid-tied" es el más conveniente. Las baterías son una opción, pero son más costosas, ocupan espacio y requieren reemplazo cada 5 a 10 años.

Mito #7: Cuando se va el servicio de electricidad de la AEE mi sistema fotovoltaico continúa produciendo energía.

Realidad:

En un sistema conectado a la red sin baterías ("grid-tied") esto no es cierto. El inversor (el equipo que convierte la energía DC que producen los paneles en energía AC para usarla en nuestros hogares) está diseñado para apagarse en caso de que ocurra una falla en el sistema eléctrico de la AEE y se vaya la "luz". Esto es así porque si el sistema fotovoltaico siguiera trabajando inyectaría energía a la red de la AEE y causaría una situación peligrosa para los trabajadores de la AEE que estén reparando las líneas cercanas.

Si desea aprender más de los sistemas fotovoltaicos tome el curso Energía Solar 101.